Un día más, lo mismo de ayer

Me he dado cuenta que se resaltan muchas diferencias; si la persona es más inteligente, más tonta, atractiva, chaparra o alta, rica o pobre, ahí es donde resaltan las dimensiones de nuestra forma de vida y en cómo la llevamos. Siento que cuando identificamos estas características ( y muchas otras) entonces seleccionamos a esa gente, las colocamos en una categoría y las tratamos como tal. Entonces observamos que la gente a nuestro alrededor está separada de nosotros ó en el mejor de los casos está dentro de nuestra "categoría". Entonces te enamoras, haces amigos, te relacionas con gente y haces negocios para poderte ver involucrado en lo que crees que perteneces.
 
Lamentablemente creo que es así… a veces suecede que estás con alguien y de repente comienzas a darte cuenta más y más en las formas y características en que se parece más a tí y en las que no, entonces nuevamente creas una dimensión pero más íntima y ahora observas que sea más como tú que como esa persona es; fuera de eso resulta que no es como tú, por lo tanto no hay otro como yo, SÓLO DEBE DE SER UNO y si no es como YO entonces discrimino, te hago a un lado, te insulto, te veo como a alguien diferente y mejor haces a un lado a esa gente.
 
Siento que con eso resaltamos nuestra falta de humildad, nos metemos en terrenos que creemos son nuestro cuando ni siquiera lo son, adoptamos formas, modas, leyes y en el peor de los casos hasta la familia nos bombardea para tener que ser como los demás y no como nosotros somos, siendo que compartimos un mismo espacio y que somos únicos y que ya no expresamos lo que somos sino lo que quieren los demás que seamos. Si ocupamos nuestro propio espacio, ocupamos tiempo para nosotros mismos y nos conocemos más.
 
Yo soy un ser humano que vino al mundo sin un centavo y apartir de ese pensamiento trato de entender quién soy, porqué soy, qué es lo que quiero, si estoy en lo correcto en mi vida y cómo voy a morir (sin llevarme nada de dinero)… finalmente eso se aprende con cada paso que doy y así puedo aceptarme y aceptar como igual a los demás sin ver fronteras, posición económica, sexo, edad o género. Con este pensamiento me encuentro ahora mismo porque es así que creo que puedo recuperar algo de paciencia que he perdiendo. En fin… Un día más, lo mismo de ayer, que mas da…
 
ORLANDO OSNAYA

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s