Sentí horrible por los dos, más por él.

Una tarde que parece como cualquier otra, sólo que a diferencia de las demás, la mía se viste de gris y con tonos negros. Sí, no hay mejor descripción para este día.
 
[Este día comienza con mi minuto de silencio….
 
Un silencio estremesedor, los sentimientos desgarrados y un fondo musical de Ray Conniff son la mezcla perfecta para perder mi mirada a través del vidrio del coche. Fotografio todos los elementos a mi alrededor y trato de encontrarles un significado para no quebrarme. De pronto él y ella caen en un pozo de lágrimas, puedo sentir el dolor de él desde de lo más profundo de su corazón y entonces… entonces el ambiente se viste de luto y me derramo yo también.
 
El camino hacia la última morada se ve grande y amplio, se siente como un aire sereno y triste que sopla de norte a sur, intento relajarme para no recordar mi pasado en ese "parque memorial" pero, por fin… ahí… en ese pasado, en este presente, me despido, me doy la media vuelta y mi minuto de silencio termina. Yo que creí que no, pero sí duele; sentí horrible por los dos, más por él.]
 
Desde aquí hasta allá, le mando un abrazo señor Vicente.
 
Orlando Osnaya

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s