¿Dónde estás Merida?

Yo que no creía, no sé ni cómo fué que ocurrió, pero ocurrió… y aquí estoy, escribiendo otra vez para mí, para externar esto que siento.
 
Últimamente mis días han estado plagados de miradas perdidas, suspiros en el silencio y lágrimas en presecia de la oscuridad. Encontrar palabras a este sentimiento no es difícil pero se me dificulta expresarlo y externarlo de manera tangible, es ahí donde me asfixio y lloro por su infinita presencia que me hace falta en mi vida.
 
En este momento pienso en tí, lloro por tí, me hago pequeño sin tí, porque me hace falta tu olor, tu mirada, toda TÚ y sé que  la distancia no es nada cuando el corazón quiere sinceramente a alguien y, si eso es lo que siento en este momento, entonces soy feliz por tí y por mí. Pero me quiebro y me quedo sin voz porque no estás aquí y ahora te has vuelto mi inspiración, mi anhelo, mi meta… la mujer que quiero.
 
Cuento los días, escucho el tic tac de los relojes, van con ritmo, con decisión, con cierta lentitud y con singular prisa, quizá la vida está por darme algo más que la mujer que quiero. Por fin, por fin estaremos juntos. Por fin mi voz dejará de gritar tu nombre en el silencio, SEREMOS SÓLO TÚ Y YO.
 
¿Dónde estás Merida? QUE TE QUIERO.
 
ORLANDO OSNAYA

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s