Aurora de luz

¿Qué tienen las noches que me invitan a escribir a este lugar? Quizá sea que justo a estas horas de la noche, mis emociones se ponen muy tercas y desean no seguir atrapadas más allá de esta piel fisicamente muerta, muerta no porque no ame la vida, muerta porque a esa sensación llamada alma, le he entregado mi fé.

Y bien, una noche más y estamos a la mitad del año 2012; de muchas cosas se ha hablado en estas épocas, cosas sin sentido, como por ejemplo las elecciones presidenciales, que me tienen sin cuidado (siempre) pero que están ahí haciendo eco sonoro para recordarme que son el pan de cada 6 años.

Por otro lado estoy aquí escribiendo letras basadas en emociones, esa bella sensación saliendo de los dedos a este pedazo de ente intangible llamado computador, vaya… le entrego emociones a una variación infinita de ceros y unos, pero qué más da, este lugar es mío y es mi universo, ese universo que me molesta. Por eso mismo vengo a decirte que me siento triste últimamente, como perdido y curiosamente emocionado esperando que ya sea día de paga. Pero existe esa sensación que me corta lenta y profundamente y es entonces que le pregunto a mi alma: ¿dime qué es lo que te está doliendo?  (………………………………………) no tengo respuesta, sólo un silencio llamado hipocrecía al que quisiera desvanecer.

Justo ahora suspiro para saber cómo terminaré este texto intangible, lo pienso mientras escucho esa canción de The Killers, un remix de su canción llamada Mr. Brightside, que nada tiene que ver en este momento lleno de solemnidad, vamos… quisiera simplemente gritar y quedarme callado al mismo tiempo, correr y quedarme quieto en un misma reacción. Detesto los días así… detesto a veces a mis emociones que me hablan a través de esta piel muerta, detesto tanto hacer caso a mis emociones, detesto a veces ser como soy. Pero amo a ese ser intangible que tengo por nombre alma porque ella es con quien dialogo antes de pasar a ser inconciente todas las noches y con ella me voy a dormir para despertar siendo la misma persona que fuí el día de ayer

Extraño tanto hablar todas las mañanas con esa aurora de luz, que solía estar en la cruz de mi ventana.

ORLANDO  OSNAYA

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s