Qué elegancia tienes

1:00 am de la mañana, siempre tú, siempre presentándote a la misma hora, no tienes idea como me gusta que vengas siempre tan puntual aquí, para ayudarme a pintar este espacio de color azul.

 

Y dejo ir un suspiro, que se va quién sabe hasta dónde, pretendiendo creer que no creo, y queriéndome engañar cuando lo obvio está en decir que, me siento triste, como si mis ganas se hubieran multiplicado por cero, pero es ese contraste tan fuerte, que al mismo tiempo me encuentro al 100%. Oh, querida y bella alma, tú tan confusa como siempre, que me muero por darte las fuerzas que te hacen falta, aunque creo que ya has visto por fin, que las cosas pasan porque sí. Pasan las cosas y pasan rápidamente, así que no abandonemos la batalla, que necesitamos mirarnos a los ojos, que cada día es un motivo, para esperar al alba. Y es justo aquí, que en estos contrastes de tus manos, en el blanco y en el negro, sin pasar por el gris, que me siento completo, feliz y triste.

 

Y ahora si me permites, quiero soñar un ratito con ese coche, para reírme de los tiempos y de su magnitud. Qué elegancia tienes, déjame te digo, para ser y no ser. Cómo me gusta.

 

ORLANDO OSNAYA

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s