Septiembre que vienes y vas.

Vamos relatar un poco acerca de las circunstancias, que por cierto, han sido demasiado buenas como para traerme con una sonrisa.

De a poco parece que todo aquello que fui, todo aquello que me destrozó, ha comenzado a morir, y es un hecho que al reconocerme frente al espejo con esa realidad, me hace sentir una vibra por demás fantástica, como si el viento volviera a sentirse sobre mi rostro con una sensación de serenidad inequívoca. Por otro lado, lo que una persona puede causar, hace mucho que no lo recordaba; quizá es que no quería hacerlo, pero ahora que está ahí, de frente, junto a mi, es que mi realidad es otra, y honestamente me encanta palparlo con las manos abiertas. Es como si aquella canción que siempre me recordaba a ti, hubieran tomado otro significado, se transformó y tomó por sorpresa mi vida. Qué simpleza es sentirse feliz, cuando caminas junto a alguien nuevamente, a quien no esperabas. Con toda certeza puedo decir que me siento un poco intimidado con mi situación actual, porque, a decir verdad, da miedo que te hieran nuevamente.

De menos he aprendido una tremenda lección, y ahora que tengo esa experiencia como un aprendizaje de vida, voy a cuidar lo que ella me ha regalado. Septiembre que vienes y vas, como cada año, te asomas, para recordarme que hay cosas que duelen, pero lo mejor de todo, es que, me siento feliz porque ella está ahí n.n

ORLANDO OSNAYA

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s